Literatura

Cortazareando

Porque queremos tanto a Julio, os dejo unas perlas del libro Cortázar de la A a la Z. Una delicia de libro que nos zambulle en el Cortázar más íntimo y cotidiano. Por lo demás, sobran las palabras.

Cortázar portada

Leer: Jamás he podido leer escuchando música… En cambio puedo, sí, leer mientras espero en un aeropuerto o a alguien en un café, porque ésos son los vacíos, los tiempos huevos que uno no ha buscado por sí mismo, sino que los horarios de la vida, digamos, te condenan de golpe a media hora de espera; y entonces, tener un libro en el bolsillo y concentrarse en él, en ese momento, por un lado anula el tiempo del reloj y, por el otro lado, te crea una sensación de plenitud. (Tomado de la entrevista de Sara Castro-Klarén “Julio Cortázar, lector”)


La Vuelta al día: Llega el día en que los reporteros, los críticos, los que escriben tesis sobre el artista, deducen, esperan o hasta pretenden la panoplia ideológica y estética. (…) Este día tiene ochenta mundos, la cifra es para entenderse y porque le gustaba a mi tocayo, pero a lo mejor ayer eran cinco y esta tarde ciento veinte, nadie puede saber cuántos mundos hay en el día de un cronopio o un poeta, sólo los burócratas del espíritu deciden que su día se compone de un número fijo de elementos, de patitas quitinosas que agitan con gran vivacidad para progresar en eso que se llama la línea recta del espíritu. (De “Casilla del camaleón”, en La vuelta al día en ochenta mundos.)


Dibujar: Te lo diré francamente: apenas miro unos cuantos dibujos que me gustan siento que yo también, qué diablos, al final no es para tanto, cuestión de insistir y de técnica, tampoco ellos sabían al comienzo y mirá que les empezó a salir, pasa que uno está deformado por otras actividades, pierde el tiempo con las palabras o las ideas, sobre todo con las palabras. (…) La paradoja es que si yo pudiera hacerte un dibujo para mostrar la forma en que procedo, más de cuatro temblarían, pero al final son ellas, las malditas escolopendras que empecinadamente se ponen en fila para explicar (¡explicar!) las cosas. (De “Cada cual como puede”, en Territorios.)

 


 

2 comments on “Cortazareando

  1. Si Cortázar no existiera… él ya se habría inventado. Con poco más de 12 años ya tenía una foto suya en mi cuarto, como si fuera mi padre. Es el único escritor que me permito gloriar sin disimulo 🙂 Gracias por la entrada! -el libro creo que lo recibiré pronto, como un regalo. Tiene que ser una joya.

    • Si realmente te interesa el Cortázar íntimo, lee su correspondencia. Es una experiencia fascinante; parece como si te metieras literalmente en su casa, como si miraras por encima de su hombro lo que escribe. A mí me ha parecido algo increíble. Ya me contarás. Un abrazo, G/

Y tú... Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: