Arte y Ciencia Cultura Literatura y Ciencia

Objetividad y Subjetividad

La ciencia, la literatura y el arte son productos de la colisión entre la mente y el mundo.

Lo que percibimos en nuestra mente es el resultado de una colisión entre nuestras expectativas y los estímulos externos. No existe la percepción pasiva. La ingenua idea de que nuestro cerebro percibe la realidad de manera neutral es ya una reliquia del pasado. Creíamos entonces que la objetividad era aquello que pertenecía a la realidad y que percibíamos de manera directa. Los sueños, la imaginación, las alucinaciones eran, en cambio, percepciones subjetivas y pertenecían sólo al ámbito de la mente. Pero la percepción abarca un amplio rango de acontecimientos que puede ir desde algo más o menos «real» u «objetivo» hasta subjetividades radicales o alucinaciones acerca de algo completamente inexistente en el mundo exterior. 

Manchas del test de Rorschach

Cuando el estímulo es vago y difuso, como las manchas del test de Rorschach, entonces afloran nuestras expectativas. El estímulo externo, en este caso las manchas sobre el papel, actúa como disparador de nuestros deseos y obsesiones y entonces proyectamos sobre ese dibujo indefinido todas nuestras expectativas. No hay datos objetivos (o en todo caso son muy vagos y difusos) y la experiencia es altamente subjetiva. Es una de las razones por las que este test sirve para conocer nuestros anhelos y aspiraciones. 

Cuando el estímulo es tal que las expectativas tienen poco efecto en la percepción, decimos entonces que esa percepción es objetiva. Que percibamos el Sol no depende de nuestro estado de ánimo. Podemos estar tristes, alegres, desencantados o eufóricos pero en cualquier caso percibiremos el Sol como «esa cosa brillante en el cielo» y todos estaremos más o menos de acuerdo en ello. En cambio, nuestro estado emocional puede influir de manera radical en cómo interpretamos (percibimos) un texto literario y puede incluso que nunca lleguemos a un acuerdo acerca de la interpretación de tal o cual parte de un texto. 

Esta es una distinción interesante entre Literatura y Ciencia. En la ciencia (tal como la conocemos hoy) la objetividad impone trabajar con datos, con percepciones objetivas (o mejor dicho, objetivadas). En literatura, en cambio, las sugerencias, las «manchas», funcionan mucho mejor que las definiciones precisas porque el cerebro completa la información faltante y lo hace de manera que la historia o el personaje encajen mejor con nuestras propias expectativas. Algo muy similar ocurre con el arte no figurativo.

Lo objetivo y lo subjetivo no son conceptos contrapuestos sino que constituyen dos extremos de una escala continua en la que cada uno puede convertirse en el otro. O mejor aún, existe una gradación continua que va de un extremo al otro y tenemos por lo tanto percepciones objetivas, subjetivas y otras que, a falta de un nombre apropiado, podríamos llamar «sobjetivas» o «ubjetivas». Digamos que se trata de acontecimientos percibidos por una o por pocas personas, acerca de los cuales no existe aún un consenso mayoritario. Sin embargo, si ese acontecimiento comienza finalmente a ser percibido por más y más personas, el hecho singular (y subjetivo) se vuelve más «objetivo», más independiente del observador. 

Más interesante aún es el hecho de que se puede educar (entrenar) a la sociedad para que aprenda a percibir como «objetivos» ciertos acontecimientos y no otros. Así, algunas subjetividades pueden convertirse en objetividades; es decir, en subjetividades socialmente aceptadas. En definitiva, la percepción social no es más que la colisión entre el imaginario colectivo (las expectativas de esa sociedad) y el mundo. Moldeando el imaginario, se moldea también la percepción; aunque el mundo como tal siga siendo el mismo. Es lo que casi siempre ocurre con cada nueva idea: lo que en un principio parecían meras alucinaciones de unos pocos perturbados, se convierte finalmente en algo tan sólido como el suelo que pisamos. 


8 comments on “Objetividad y Subjetividad

  1. ¿Que opina usted sobre la idea de que la subjetividad parte de un dato, hecho,suceso concreto,y que nuestras ideas son las que son subjetivas propiamente nuestras imaginaciones, pero los hechos concretos son hechos concretos , hablando psicológicamente?

    • Los hechos, en general, constituyen una construcción dentro de un determinado sistema de creencias. Puede haber un suceso concreto “objetivo”, pero si el hecho es relativamente complejo, estará condicionado por nuestras ideas previas y nuestro imaginario colectivo.

      • Entonces creo que estamos de acuerdo, los sucesos concretos son objetivos , pero nuestras opiniones de ellos son subjetivas,de modo que nuestro sesgo , distorsiona el hecho o su interpretación en nuestra mente,pero el suceso se mantiene intacto , es nuestra percepción la que subjetiviza los sucesos¿correcto?

      • Desde mi punto de vista, la objetividad es una subjetividad socialmente aceptada. Cuando algo (por ejemplo un “hecho”) es aceptado por la comunidad, decimos que es objetivo (pero esa objetividad es también una construcción). Claramente, hay hechos más objetivos que otros, pero no creo en una objetividad absoluta.

      • igualmente yo, hay muchos fenómenos que relativizan un supuesto hecho concreto, como los sesgos, el efecto pigmalion, las proyecciones subconscientes, pero claro, que para calificar algo , nos basamos en un marco conceptual, nuestras ideas dependen de nuestra teoría y objeto de estudio, al final somos una idea, pero en ese dilema está el interés del conocimiento, hay procesos que si revolucionan la consciencia como la metacognición, generan cambios profundos de percepción, pero claro que son experiencias personales,es muy interesante.

      • Víctor Trionfetti

        Pero “hecho concreto” es una ficción, es troquelar de un continuum una insularidad/ficción atrapada por las coordenadas precarias de nuestro sistema perceptivo y nuestras creencias e incluso estados de ánimo.

      • Completamente de acuerdo. Un “hecho ‘objetivo'” sería más bien un “hecho objetivado”.

  2. Víctor Trionfetti

    Objetividad: un oxímoron

Responder a Víctor Trionfetti Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: