Cultura Epistemología Literatura

Ficción y Realidad

¿Es ético ampararse en la ficción para defender cualquier idea?

En las últimas semanas ha habido un gran revuelo mediático con las declaraciones de Arturo Pérez-Reverte acerca de las motivaciones que llevaron a Picasso a pintar el Guernica. En la presentación de su última novela (Sabotaje) el escritor sostuvo que «Picasso no pintó el ‘Guernica’ por patriotismo, sino por muchísimo dinero». Como no podía ser de otra manera, historiadores, críticos de arte y académicos salieron inmediatamente al ruedo presentando argumentos y documentación que rebaten la tesis de Reverte. Éste, por su parte, estaba encantado con el revuelo y con la promoción que todo este batiburrillo estaba haciendo de su novela. En su defensa, Reverte se amparó en la ficción. «Yo hago ficción», dijo; «Escribo lo que me da la gana». Y toda esta separación, pretendidamente tan tajante, entre ficción y realidad resonaba en mi cabeza y me hacía reflexionar nuevamente acerca de la pertinencia de este binomio.

La ficción está siempre, de una u otra manera, basada en la realidad (¿en qué si no?). Por otra parte, la realidad, los aspectos más complejos de la realidad, están sostenidos y articulados por algún tipo de ficción (mitos, religiones, nacionalismos, sistemas filosóficos, etc.). De alguna manera, la ficción no está tan disociada de la realidad como pretende Reverte; sino que la moldea y la define. Por ello mismo, porque la ficción crea realidad, no me parece ético defender posturas extremas como la xenofobia o el racismo amparándose en la ficción. Por otra parte, tampoco sería posible transformar la realidad sin ficciones literarias provocadoras que pretendan alterar el orden establecido. ¿Dónde está el límite, entonces?

Quizás podamos aclararnos un poco si en lugar de darle tanta relevancia a «qué» es lo que se dice en la ficción, nos preguntamos acerca del «cómo» y del «para qué» se dice. Personalmente, me parece lícito preguntarse si Picasso pinto el Guernica por lealtad a la causa republicana o por dinero. El problema es cómo se formula esa interrogación y para qué. Si simplemente se trata de una provocación mediática cuyo único objetivo es la promoción de mi novela, entonces el cuestionamiento, perfectamente atendible en otro contexto, pierda toda legitimidad. Si, en cambio, ese cuestionamiento se argumenta de manera sólida (incluso dentro del ámbito de la ficción) adquiere entonces otra categoría. Cuestionar la realidad a través del arte o de la literatura es (casi) una obligación del artista. Pero también lo es ser consciente de que realidad y ficción no sólo no constituyen compartimentos estancos sino que están fuertemente interconectadas.

¿Acaso no cambió el cuadro de Picasso (que es, básicamente, una ficción) nuestra percepción acerca de la guerra (que es, básicamente, una realidad)?

Nací en Buenos Aires, Argentina. Me Doctoré en Física en la Universidad de Buenos Aires en 2001. Soy científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y fundador y director del Programa Mestizajes, cuyo propósito es explorar y transitar las fronteras entre Arte, Ciencia y Humanidades. He publicado el libro de relatos "El otro lado" y soy co-autor de la obra de teatro "La entrevista / The interview". Web personal

2 comments on “Ficción y Realidad

  1. La libertad de creación es libertad de creación. Seguro que hubo quién se planteó si “1984” ó “Archipielago Gulag” eran una forma “adecuada” de “crear realidad”.

    Y no, Reverte no es Orwell ni Solzhenitsyn… pero ¿también vamos a tener un tribunal especial para determinar cuándo alguien es lo suficientemente bueno como para que se le pueda “conceder” acceder al derecho de libertad de creación.

    Y fantasear sobre si Picasso era desprendido y altruista ó un avaro interesado, ni siquiera está a la altura de plantearse si en una obra de ficción se glorifican comportamientos como violencias variadas…

    Por cierto… las obras de Picasso (y otros artistas “degenerados”) fueron perseguidas y ocultadas igualmente (en el caso de los jerarcas nazis, “ocultadas” en sus casas y almacenes) por los totalitarismos nazis y comunistas…

  2. Algunas veces hace falta un poco de ficción para descubrir nuevas posibilidades y luego ver que la realidad te ha superado en creces.
    Gracias por el post.

Y tú... Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: