Ciencia Literatura y Ciencia

Edgar Alan Poe… el astrónomo

Poe tenía una gran afición por la ciencia, y en especial por la astronomía. Tal era su interés por estos temas que estaba convencido de que iba a ser más recordado por sus ideas científicas que por sus escritos. En 1848, con 39 años de edad y a uno de su muerte, propuso una solución realmente innovadora a la paradoja de Olbers. Esta paradoja señala que en un universo infinito, eterno e inmutable (como se creía entonces que era el universo) el cielo nocturno no podría contener regiones oscuras. Si en dicho universo la densidad de estrellas es constante, entonces, a medida que nos alejamos de la tierra la probabilidad de encontrar más estrellas aumenta con el cuadrado de la distancia. A su vez, la intensidad de la luz emitida por una estrella disminuye con el cuadrado de la distancia. Estos dos efectos se cancelan y entonces, al observar el cielo en cualquier dirección, deberíamos ver una cantidad de luz infinita. Y éste, obviamente, no es el caso. Entonces, ¿cuál es el problema? Alguna de las hipótesis arriba mencionadas no puede ser correcta: el universo no puede ser infinito, eterno e inmutable. Poe propuso entonces, que “[…] podríamos comprender los vacíos que nuestros telescopios encuentran en innumerables direcciones suponiendo que la distancia hasta el fondo invisible es tan inmensa que ningún rayo de luz procedente de allí ha sido todavía capaz de alcanzarnos”. Esta idea echaba por tierra la hipótesis de eternidad. El universo tuvo que tener un principio; de no ser así, por más lejos que estuviese una estrella, su luz habría tenido tiempo suficiente para llegar hasta nosotros. Como si de un oxímoron borgiano se tratase, la oscuridad del cielo nocturno es una de las más claras y bellas evidencias a favor del Big Bang.

line_separator

Nací en Buenos Aires, Argentina. Me Doctoré en Física en la Universidad de Buenos Aires en 2001. Soy científico titular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y fundador y director del Programa Mestizajes, cuyo propósito es explorar y transitar las fronteras entre Arte, Ciencia y Humanidades. He publicado el libro de relatos "El otro lado" y soy co-autor de la obra de teatro "La entrevista / The interview". Web personal

7 comments on “Edgar Alan Poe… el astrónomo

  1. Qué interesante, muchas gracias por compartirlo. En mi blog acabo de colgar una particular reseña (lo de particular por mía más que nada) sobre “La esfinge”. La ciencia y Poe son un filón inagotable. Mi enhorabuena, Gustavo! Un abrazo.

  2. Muy interesante, gracias por descubrirnos la otra gran pasión de Poe. Si me concedes tu permiso, me gustaría poder compartir esta reseña en una página que administro en Facebook.
    Mis felicitaciones, Gustavo! Un saludo.

  3. Loretta Maio

    Vaya, qué interesante; realmente desconocía dicha faceta de Poe. He aprendido algo más en el día de hoy, eso me satisface. Diré, por otra parte, que creo que algo tan maravilloso e infinito como el Universo no pudo ser producto de la casualidad… Soy de aquellos que creen que hay mucho más.

    Gracias, Gustavo.

    Un abrazo dominguero desde Argentina. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

  4. Pingback: Realidad Conexa / Segunda entrega | Arte, Literatura y Ciencia

Y tú... Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: